Los ejemplos...

Publicadas por Mael 20 oct. 2006

Cuando yo era chico los ejemplos de los buenos y los malos estaban claros. No había ambigüedades, no había ANTI-HÉROES, no había tipos buenos que se "fueran de mambo" e hicieran cosas que los héroes no hacían.

Y no siempre los ejemplos son los que hay que seguir, es decir, a veces los ejemplos son negativos, específicamente para no seguirlos.

Y este es el caso de William Boo, el referí malvado de las peleas de Titanes en el Ring, programa de televisión que marcó a muchas personas de mi generación por, justamente, dar ejemplos claros a los chicos del momento: Los buenos eran buenos, los malos eran malos. Existían peleas entre los buenos, pero sólo por el hecho deportivo de la competición. Ningun bueno tenía accionares "malos" cuando peleaba con otro bueno.

Y hoy, para demostrar que el tiempo pasa, a nuestro pesar, leí una noticia en el periódico web Clarín.com que me produjo cierto pesar, y a la vez cierto agradecimiento:

---- -----
09:45 | Murió William Boo, el polémico árbitro de "Titanes en el Ring"

Estaba internado en el Instituto Dupuytrén. En sus comienzos fue luchador y ahí se hizo amigo de Martín Karadagian, el creador del ciclo de lucha libre. Su personaje se caracterizaba por los fallos injustos, siempre a favor de los "malos".

William Boo, el polémico y recordado árbitro de "Titanes en el ring", murió esta madrugada en el Instituto Dupuytrén.

Su nombre real era Héctor Oscar Brea. Fue una de las leyendas del ciclo de lucha libre creado por Martín Karadajián por sus "controvertidas" e "injustas" decisiones que perjudicaban a buenos y favorecían a los malos.

Su habilidad para enardecer al público por sus polémicos e insólitos fallos le hicieron ganar un lugar en la galería de los personajes más recordados del ciclo, que fue un boom de la televisión-que comenzó en Canal 9- entre las décadas del 60 y del 70.

Cuestionado, criticado y abucheado, siempre era el juez elegido para "impartir justicia" en las peleas más importantes del ciclo de Karadagian.

"Para hacer mi personaje estudié a Porchio, que era un viejo referí, un capo de la ilegalidad. A lo que ví de él le agregué mi inventiva y logré que muchos me digan que soy el árbitro mas famoso", dijo alguna vez Boo.
---- -----

Obviamente el pesar que me provocó la noticia fue porque cualquiera que deje este plano pierde posibilidades vida, sea de mi grupo social o no.

Y el agradecimiento fue para este señor que, más allá de hacerlo desde el espectáculo como los antiguos artistas del teatro griego, logró dejar un mensaje con su accionar, logró comunicar algo tan básico como el honor, la lealtad, el heroísmo (desde no tener ninguno de ellos, obviamente). Papel mucho más dificil de hacerlo propio que el de héroe honorable y leal, querido por todos, como lo era Martín Karadajián, el gran titán.

Toda este escrito me deja una pregunta ¿aquellos que hayan crecido con series como Los Simpson podrán discernir que el pesonaje Homero Simpson no es un modelo a seguir sino, justamente, un modelo a NO seguir como lo fue William Boo para nosotros?

C-ya.

M.

2 comentarios

  1. la vida es una perrada...qué joder!
    elescupitajo.blogspot.com

     
  2. Arón Says:
  3. Hey, pasaba a dejar mi marca nomás.


    Aunque no firme, te leo siempre.



    Suerte man =)

     

Publicar un comentario

Se produjo un error en este gadget.